SOLO SE DEJA DE NARRAR

Águeda Prieto Llamas.
MICRORRELATO. PRIMER PREMIO DEL CONCURSO IMAGEN Y LETRA 2019.

Miró una vez más el tranquilo paisaje a través de su ventana. Las verdes hojas y las doradas hebras de trigo se mecían al suave ritmo del viento. La luz del sol y las sombras de las nubes que la acompañaban embellecían aquella vista. Ella suspiró de nuevo. Se alejó de la ventana un momento observando su olvidada habitación. Miró todos los recuerdos que pasaban por su atormentada mente, creando un culpable sentimiento de nostalgia. Lentamente el mundo los dirigía a un sueño eterno. Aquel mundo donde lo único que se podía hacer era apartar la mirada del mal. Tomó su mochila y huyó. Corrió, saltó, esquivó. Sus pies volaban mientras se alejaban del mal. Huyó de aquel camino del mundo que, como todos cuentan, termina en un túnel iluminado en su salida. Corrió hasta el fin de la historia. Pero una historia nunca acaba, solo se deja de narrar.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora