DONDE YO VIVO

Guillermo Carvajal, 2º Bach. B

La cuarentena resulta ser una temporada extraña donde yo vivo, las calles vacías hacen resonar el poco ruido de aquellos que aún van a trabajar o de los que van a comprar o a pasear a su perro. Sin embargo a las 20:00 la calle se llena de gritos, aplausos y sonidos de sirenas de la policía y los servicios sanitarios durante unos minutos.

Pero una vez que se cierran todas las ventanas vuelve a reinar el silencio, si no son los gritos o las riñas las que mandan en los edificios.

Yo ya estoy bien enterado de cuánto odia mi vecina a sus padres, o de cómo la pareja del 2ºB está pasando por una etapa difícil de su relación. La intimidad se vuelve algo frágil cuando el aburrimiento ayuda a agudizar nuestros sentidos.

Aún con esto se puede sacar algo bueno de la cuarentena. Se desarrollan nuevos talentos o se recuperan los que se daban por perdidos, (volver a tocar un instrumento, se retoma la lectura de libros abandonados, etc.), o se pasa más tiempo con la familia, aunque el precio de esto tenga que ser escuchar el espantoso ruido producido por el trombón de tu vecino de arriba.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: