EL OTRO CIERRE

Delfina Ruiz, Jefa de Estudios en 1986, y Alvaro Valdés, director actual.

Algunos y algunas de quienes leéis estas líneas, o quizás algunos familiares y amigos, fuisteis protagonistas del “otro cierre del IES Pérez de Ayala”. También entonces se debió a motivos de salud y las soluciones planteadas por la Dirección Provincial de Educación chocaron con la realidad de un centro grande.

El inicio del curso 1986/87 fue un poco convulso como consecuencia de las obras de impermeabilización realizadas durante el verano (no solicitadas, según se resaltó en aquellos días). El motivo de esta obra de aislamiento era reducir el coste de calefacción que era muy elevado. Es importante señalar que, lo mismo que ahora, había 2 calderas una en cada edificio (de las antiguas filiales masculina y femenina) que eran de carbón.

En los primeros días del mes de septiembre, cuando acudimos al instituto por los exámenes, también fueron unas personas enviadas por Higiene y Seguridad Laboral con la misión de controlar las posibles emisiones de un producto que se había inyectado en las paredes como aislante.

La directiva no conocía nada concreto de qué producto se había inyectado y qué normas regulaban su aplicación. Los técnicos detectaron unas emisiones “peligrosas” y, además, se vieron fallos estructurales, pues comenzaban a saltar las ventanas y salía la espuma inyectada.

En esos días la directiva pasaba muchas horas en el centro para empezar a organizar el nuevo curso (entonces se empezaba los primeros días de octubre), y al terminar la jornada de trabajo, al llegar a casa, teníamos dolor de cabeza, malestar estomacal, picor de nariz, etc…  Todo se debía a vapores de formol que duplicaban los límites legales.

Ya entonces se echaba la culpa de lo ocurrido a la antigüedad del centro: “el mal estado de las cámaras internas de las paredes del centro que presumiblemente contendrían […] sustancias descomponedoras […] de la espuma utilizada, […] resultado de mezclar formol con una resina catalizadora”. La Nueva España, 01/11/1986

La solución impuesta por la Dirección Provincial fue… ¡volver al colegio! La Dirección General de Educación impuso un cambio de jornada en el Colegio de Ventanielles para ceder las aulas por las tardes y noches al alumnado del IES, con los problemas asociados a sentar a “jóvenes altos y fornidos” en mesas y sillas pensadas para niños y niñas más pequeños/as.

La Comunidad Educativa tanto del colegio como del instituto mostraron públicamente su malestar por unas decisiones que, aparte de poco adecuadas, pasaron por encima de los órganos de gobierno de ambos centros: Consejo Escolar, Equipo Directivo, claustros, …

La vida del centro se vio totalmente alterada hasta finales del mes de febrero, había que abrir por la mañana toda la parte administrativa y por la tarde/noche la actividad lectiva en el colegio, ocupando los dos edificios.

Desde Jefatura de Estudios, entonces sólo había Jefatura de Diurno y de Nocturno (una persona para cada régimen), tuvimos que hacer tres horarios: el primero en septiembre, el segundo para organizar a la tarde/noche en el colegio, y el tercero para la vuelta. Hay que tener en cuenta que había clase de mañana y tarde, de lunes a viernes. Se nos permitió hacer un ajuste horario de las materias, las de cuatro horas pasar a tres, las de tres a dos,…  El personal de limpieza y mantenimiento también tuvo que cambiar horario, no fue fácil…

El Consejo Escolar del Instituto se reunió en bastantes ocasiones. La catedrática de Física y Química presentó un claro estudio del material aislante, sus condiciones de aplicación y la legislación que la regulaba.

La Directiva y el Consejo Escolar acudieron en varias ocasiones a la Dirección Provincial (Antonio Trevín Lombán era el Director Provincial), pero no se conseguía nada definitivo. Incluso se quitaba trascendencia al problema, instando a iniciar el curso.

Como dato relevante, en el informe que enviaron se les escapó una indiscreción: ponía “hacer un informe tranquilizador”, es decir que no era nocivo; aunque no fuera así.

El claustro se reunió en varias ocasiones, acudiendo en una de ellas un inspector de Enseñanza Media, recordando nuestra obligación y quitando importancia a la situación. El claustro acordó de forma mayoritaria obligar a la administración a tomar una solución definitiva, aunque había una persona que no quería “enfrentarse a la administración”, por apoyo al “mismo partido”, que votó en blanco.

Se hicieron asambleas con las familias, informando detalladamente de todo el problema, y mayoritariamente se apoyó a la Directiva y al Claustro. La más dura, la realizada en el Centro Social de Ventanielles con el propio Antonio Trevín dando explicaciones y en el que solo pudo calmar a las más de 500 personas allí congregadas afirmando que “si hay que tirar todo el edificio para descontaminarlo, lo haremos”.       La Nueva España, 14/10/1986

La Dirección Provincial impuso sus normas frente a la unanimidad del Consejo Escolar y abrumadora mayoría del claustro, transmitiendo al equipo directivo cosas como que “la presentación del escrito había sido una impertinencia” y que “su actitud tenía un cierto aire de chantaje”.          La Nueva España, 17/10/1986.

Se llegó a recordar a la directiva que, siendo funcionarios, debíamos hacer horario e iniciar el curso. De lo contrario se podía considerar “abandono de servicio”

Finalmente: la realidad de la situación, de tanto riesgo, obligó a rehacer las obras en el centro. Durante dos meses estuvieron trabajando para retirar la espuma contaminante, lavar las paredes internamente, lavar las cámaras aislantes y añadir un nuevo aislante, esta vez inocuo. Descontaminar el centro costó cuatro millones de pesetas de la época, y se aprovechó para realizar otras obras de mejora que costaron 17 millones de pesetas. ¡Qué poco cambian las cosas en 25 años!, la entonces directora, Dª. Begoña Sánchez, hablaba de que esos “21 millones parecen mucho, […] pero solo es un adecentamiento […] Vamos a seguir pidiendo más presupuesto para varias obras que hay que realizar”.                             La Nueva España, 20/01/1987

3 comentarios sobre “EL OTRO CIERRE

Agrega el tuyo

  1. Aquel año yo hacía COU en el Pérez. Yo venía del Amor de Dios y fui al Pérez a hacer COU porque en mi colegio sólo tenían hasta BUP. Me acuerdo perfectamente de aquel curso y lo sucedido y la incertidumbre que vivimos
    Aprovecho para saludar a mis profesores de entonces que luego serían compañeros, como Delfina, o Carmen Maria.
    Mucho ánimo para todos.
    Saludos
    Ana M. Alonso
    Lengua y Literatura

    Me gusta

  2. Hola, esto también es nuestra historia, recuerdo los consejos escolares y las reuniones eternas en la Consejería con el entonces consejero Trevín, hace unos años tuve la ocasión de recordarle aquellos días durante la campaña electoral, qué tiempos. Espero que toda la comunidad educativa estéis bien y que salgamos indemnes de esto. Un saludo afectuoso, Bea Alvarez

    Me gusta

  3. Nuestra historia. Durante aquellos días fuimos protagonistas de una pequeña revolución, la comunidad educativa, “todos a una” como Fuenteovejuna, mantuvimos la firme postura de que las alumnas y los alumnos no podíamos acudir a un centro contaminado. Aquellos días, duros e intensos, podrían ser ejemplo de cómo una comunidad puede hacer frente común para defender sus intereses legítimos. Yo formaba parte del consejo escolar, qué tiempos, hoy al leer este testimonio me siento orgullosa de aquellos compañeros y de aquellos profesores y de nuestros padres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: