DESPIERTOS

Claudia Muñiz Alonso, 2º Bach. C

Es una sensación sobrecogedora ante la cual debes pelear, sustituir un par de bocanadas de aire fresco por un madrugón que no verá el azote del sol en su plenitud. Es caer contra la realidad de bruces y sangrar de manera ficticia, porque así lo percibo yo, tal y como un sueño que da cabida únicamente a la desesperación.

Nadie sabe cuando llegará el despertar, ese que todo el mundo ansía. Por el momento, solo nos queda hallarnos sumergidos en una nebulosa onírica en la que cada uno de nosotros nos llevamos las manos a la cara y comenzamos a sentir un malestar insoportable. Tenemos la sensación de que los ojos se nos cierran (cuando en realidad ya lo están) y que las piernas nos flaquean. Entonces caemos al suelo y buscamos cualquier objeto para tocarlo. Solo eso, tocar algo sólido dentro de esta vívida ilusión. Nos arrastramos como gusanos y nos agarramos a lo primero que encontramos. Cogemos algo de fuerza y nos incorporamos como podemos, pero solo dura unos segundos. Volvemos a desfallecer en el intento porque es la playlist puesta en repit que hemos descargado.

Y es ahora cuando nos damos cuenta de que hemos sido víctimas de nuestra ignorancia, creyendo que lo desconocido exaltaría nuestros corazones de emoción cuando no es así. Cuando tan solo con abrir los ojos y poner todos los sentidos en orden, habría servido para mantenernos despiertos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: